Hacer vs. comprar: el costo verdadero de hacerlo uno mismo

 

En un entorno de mercado global competitivo y en evolución, con cambios en la subcontratación y poca disponibilidad de talento en el campo de la ingeniería, las empresas se enfrentan todos los días a la decisión de hacer o de comprar los transportadores.

Sin pensarlo demasiado, la decisión de hacerlo uno parece ofrecer ahorros:

  • Ya les está pagando a los empleados…
  • Es menos costoso que comprar componentes…
  • Nadie mejor que usted para comprender sus necesidades…
  • Ya lo ha hecho antes…

Sin embargo, se deben tener en cuenta varios factores cuando se toma la decisión crucial de HACER o COMPRAR. Hay muchas cosas que pueden sumar fácilmente a lo que parecía la mejor idea posible. Algunos de los factores se cuantifican fácilmente, pero hay otros que resultan más difíciles de determinar y medir.

 

Capacidad de la producción

 

La capacidad de la producción está basada en el tiempo. Y el tiempo, por más que parezca algo sencillo de pensar, es quizá el factor que más comúnmente se calcula de forma errónea. A pesar de que sus empleados ya están en la nómina, el tiempo que dedican a la construcción de un transportador es tiempo que podría dedicarse al diseño, la mejora, la ampliación y la fabricación de su producto actual. En este tiempo se incluyen las horas que dedican los ingenieros al diseño, la investigación, el modelado y la creación de la lista de materiales para el transportador, el tiempo que el departamento de compras dedica a la compra de componentes, así como el que el personal de producción tarda en fabricar, el armar, realizar pruebas y eliminar errores del transportador. A medida que muchos negocios siguen viendo el crecimiento, y la escasez, de los recursos de ingeniería, el tiempo que los empleados actuales deben pasar alejados de sus productos principales se resta de la utilidad neta.

La capacidad de producción también incluye el espacio. En la mayoría de las instalaciones, el espacio es una prioridad, por lo que la creación y el mantenimiento de una zona donde desarrollar, fabricar y probar un transportador significa menos espacio para el sector de producción, sin hablar del espacio que se necesita para almacenar los componentes excedentes y en stock para brindar servicio a los transportadores.

Puntos fuertes principales

 

En una empresa de fabricación típica, hay ingenieros que se ocupan de diseñar los diversos componentes que se necesitan, pero en última instancia, los transportadores no son un punto fuerte principal para la mayoría.

Una empresa especializada en la fabricación de transportadores ya ha realizado toda la investigación. necesaria, y han analizado diversos entornos y aplicaciones.

Además, han invertido tiempo y dinero en pruebas del producto en diferentes situaciones, y pueden predecir los tipos de problemas que surgirán con los diferentes entornos y usos. Conocen también lo último en tecnologías relacionadas con las bandas, los engranajes, las transmisiones y los controles. Trabajan con proveedores de componentes lo que les permite obtener el mejor precio por volumen además de asegurarse de tener componentes de alta calidad. Los fabricantes de transportadores serios y responsables han realizado todo el trabajo inicial necesario para construir los transportadores, el tipo de trabajo que una empresa que desea crearlos deberá lograr.

Hay dos temas más que podrían considerarse puntos fuertes principales: la estética y la percepción del cliente.. Todos los componentes en el equipo o en la maquinaria que llevan su nombre son una representación directa de su negocio. Tanto el aspecto como la sensación durante el uso del transportador, así como su capacidad para funcionar correctamente, tendrán un efecto importante en la impresión y la experiencia generales del cliente con su empresa.

También la calidad del transportador puede afectar directamente la calidad de su producto. Un transportador que funciona sin problemas no solo se ve bien, sino que además puede proteger los productos en el proceso, de principio a fin. Empaquetados con arañazos, productos abollados y materiales dañados, todo puede costar dinero. Un transportador confiable integrado en una aplicación llevará su producto desde el punto A al punto B de manera segura y eficaz.

Y por último, hay que pensar en el servicio y el soporte que se necesitan para los transportadores instalados. Los fabricantes de transportes tienen planos, manuales, listas de piezas de repuesto y el mantenimiento necesario, todo listo y disponible.

Repetibilidad

 

Generalmente, la fabricación en las instalaciones se asigna a un empleado, quien la diseña para esa aplicación exacta. En caso de que esa persona se vaya, puede ser difícil encontrar a alguien con el conocimiento necesario para ocupar su lugar y diseñar así como brindar servicio a los transportadores de la mejor manera. Usualmente, la capacitación y documentación

son limitadas, además de que volver a capacitar al personal puede ser difícil y costoso. Contar con un proveedor confiable de transportadores puede ayudar con la reducción del tiempo de inactividad.

La repetibilidad depende mucho de la documentación.

Desde mantenimiento de rutina a instrucciones de instalación, listas de piezas de repuesto y solución de problemas, contar con la documentación apropiada puede ahorrar mucho tiempo y esfuerzo. Cuando se hace la construcción en el lugar, con frecuencia se le realizan varias modificaciones al transportador durante los procesos de diseño y fabricación. No siempre es posible actualizar los planos, no se crean listas de repuestos y no hay manuales, y todo esto puede provocar trabajo adicional en situaciones que son muy urgentes y que exigen mucho tiempo.

Con todos los transportadores, las piezas de repuesto son una necesidad, y es fundamental la rapidez con la que las obtenga para mantener la línea en funcionamiento. Los transportadores creados en el lugar tendrán piezas compradas a diversos proveedores. Si dichos proveedores descontinúan la producción de las piezas que se necesitan como repuesto, o incluso si cierran sus puertas, usted podría encontrarse en problemas para lograr que los transportadores sigan funcionando.

Los fabricantes de transportadores se mantienen a la vanguardia de los cambios en los componentes, y pueden reaccionar rápidamente a sus necesidades. Están preparados para situaciones de emergencia y pueden, generalmente, enviar las piezas de reemplazo rápidamente, incluso en el mismo día, ahorrando tiempo y problemas al evitar tener que volver a producir el producto de manera interna. También pueden proporcionar capacitación sobre mantenimiento preventivo y programas de auditoría de piezas para garantizar que usted esté preparado en caso de surgir algo.

Gastos ocultos

 

Como ocurre con cualquier proyecto, hay que tener en cuenta los gastos ocultos, tal como los costos administrativos.Desde el procesamiento de un pedido de compra para cada componente que conforma el transportador hasta recibir y procesar las piezas en el inventario, los costos administrativos realmente pueden sumar. Además, también están los gastos de envío y de logística para obtener los materiales necesarios, sin mencionar el tiempo para administrar, mover y hacer el inventario de todos los materiales. Estos costos suman rápidamente.

Los cambios también pueden contribuir con los gastos ocultos. Desde la fase de diseño, los cambios pueden surgir debido a los plazos de los proveedores, los cambios en los componentes y la curva de aprendizaje del producto. Durante el proceso de fabricación e instalación, situaciones como fallas del diseño, problemas con las piezas, obstáculos en la construcción, y otro tipo, todo puede contribuir con cambios de último minuto, generando demoras y mayores costos.

Otra cosa que recibirá si compra un transportador es una garantíaUna buena garantía puede eliminar el estrés que genera no sabe si se compra un producto confiable. Es una garantía del fabricante que indica que el producto es de buena calidad y construcción, y en caso de que tuviera defectos de fabricación, le proporciona el derecho a pedir al fabricante que se ocupe de los problemas.

Permita que lo ayudemos a decidir.!

 

Todas las situaciones anteriores conllevan costos que pueden afectar el total neto de la empresa y tener efectos duraderos en la producción y calidad de su producto principal. En última instancia, la decisión entre hacer o comprar se limita a pensar qué es lo mejor para cada empresa.

Desde nuestro equipo de ventas y de soporte hasta nuestro configurador de transportadores en línea DTools, contamos con las soluciones que lo ayudan a simplificar su decisión.